Las puertas del club están cerradas...

La fiesta sigue dentro, pero no puedes entrar. 

Puedes intentarlo en otro garito, puedes echar un ojo por rendija de la puerta, pero el tipo de la entrada no te deja entrar. 

Sólo para Socios - te dice el portero con cara de mala leche.

Ponte a la cola - replican desde la derecha.

Sabes que algo gordo esta pasando y te lo estas perdiendo. ¿Que puedes hacer? O esperas en la puerta o te vas a vagar solo por la ciudad, a maldecir tu mala suerte... 

Ves a alguien acercarse. 

Se parece a ti, pero con un gesto de cabeza, sutil, el portero se echa a un lado y le deja entrar. 

Quisieras ser él, pero de momento, solo puedes dejar tu mail y esperar con el resto de la fila.

.